distribuye productos la pazdistribuye productos la paz

10 beneficios de comer fresas

Las fresas no son sólo una deliciosa fruta, sino también un alimento cargado de numerosos

beneficios para la salud.

Strawberry in a bowl on wooden table close-up. Vertical image.

Además de su poder como antioxidante, son conocidas sus capacidades antiinflamatorias y

potenciadoras de la salud en general. A continuación te contamos 10 beneficios de comer fresas

que seguro que te convencerán.

1. Las fresas son bajas en calorías.

Una taza de fresas tiene unas 43 calorías. Además, contienen fibra, que ayuda a regular los

procesos digestivos y a reducir la sensación de hambre.

2. Están cargadas de antioxidantes.

Las fresas contienen fenoles, un compuesto químico. La antocianina es un tipo de fenol muy

abundante en las fresas y que le proporciona su característico color. Es conocido también por sus

poderosas cualidades como antioxidante natural que mantiene la salud de las células.

3. Son un antiinflamatorio natural.

Los fenoles ayudan también a luchar contra los procesos inflamatorios del organismo inhibiendo la

producción de la enzima ciclooxigenasa, del mismo modo que lo hacen compuestos como la

aspirina o el ibuprofeno.

4. Son una fuente rica en vitaminas.

Las fresas son una fuente de vitaminas del grupo B, tales como vitamina B6, la niacina, la

riboflavina, el ácido pantoténico y el ácido fólico. También poseen una considerable cantidad de

vitamina C.

71442860447strawberries

5. Tienen manganeso.

El manganeso es un mineral que actúa como un potente antioxidante y antiinflamatorio natural.

Una taza de fresas contiene 21 gramos de manganeso.

6. Contribuyen a la salud ósea.

Las fresas tienen un alto contenido en magnesio, potasio y vitamina K, que ayudan a potenciar la

salud de los huesos.

7. Potencian la salud ocular.

Algunos estudios han señalado que las fresas mejoran la salud de los ojos al disminuir el riesgo de

degeneración macular.

8. Tienen un efecto antienvejecimiento.

El ácido elágico presente en las fresas mejora la elasticidad de la piel y retrasa la aparición de los

signos del envejecimiento, como las arrugas y la flaccidez, al tiempo que la biotina contribuye a

mantener un cabello y unas uñas sanas.

9. Son una importante fuente de vitamina C.

Una taza de fresas contiene el 136% de la cantidad diaria recomendada de vitamina C, lo que las

convierte en un poderoso antioxidante que potencia el sistema inmunitario.

10. Ayudan a perder peso.

Por su bajo contenido calórico y su alto contenido en nitrato, las fresas son un buen aliado para las

dietas de pérdida de peso. Ayudan a reducir el apetito, favorecen la circulación sanguínea y,

además, ¡son deliciosas!

TOP: 9 formas de generar menos basura en tu vida cotidiana

 

Como sabemos bien, la basura es uno de los grandes problemas de la vida civilizada. Desde el

momento en que la especie humana se separó ya irremediablemente de la naturaleza, su modo de

vida generó residuos que si bien en un principio todavía guardan cierto equilibrio con el entorno,

conforme se tecnificó su cotidianidad esta misma situación se volvió insostenible.

Es por eso que en Lácteos La Paz representamos estas 9 formas para generar menos basura

3_126

1. Lleva a casa menos empaques

En tus compras procura reducir los empaques de las cosas que adquieres. Puedes usar bolsas de

reuso, moldes plásticos también reutilizables, cajas de cartón o algún otro objeto que te permita

reducir aquello que finalmente terminará en la basura.

2. Recurre a la composta

Las partes no comestibles de frutas y verduras, los restos del café o del té, las flores marchitas,

cascarones de huevo y otras cosas que resultan de tu vida diaria no tienen por qué terminar

desechadas. Con un recipiente a modo y el cuidado adecuado puedes elaborar una composta casera

que después encontrará utilidad, por ejemplo, como abono de tus plantas. También puedes recurrir a

programas de composta locales que sin duda recibirán tus residuos orgánicos.

3. Recicla

El reciclaje es una de las formas más efectivas de convertir la basura en algo útil. Puedes separar tus

desechos por material y después llevarlos a un depósito, donde además recibirás algo de dinero a

cambio.

reciclo

4. Reusa

Ese frasco de mermelada que está a punto de terminarse puede servir para alguna otra cosa: para

guardar objetos, sembrar una planta o algo más que haga falta en tu rutina diaria. Antes de tirar algo

piensa si quizá puede tener otro uso.

5. Reflexiona antes de comprar

Algunos productos están decididamente diseñados para convertirse en basura. ¿Por qué no llevar tu

taza a la cafetería donde todas las mañanas compras tu café? Si así lo haces, habrás evitado tirar un

vaso de cartón. Igualmente puedes hacer una mezcla de vinagre y agua para limpiar los vidrios y

espejos de tu hogar y así no tener que, eventualmente, deshacerte de la botella de ese limpiador que

adquieres en el supermercado. O tener servilletas de tela y pañuelos en vez de desechables de papel.

6. Gasta en productos de calidad

Regularmente los productos más baratos son también los que menos duran, desde un pantalón hasta

un electrónico. Es posible que gastes más, pero a largo plazo comprobarás los beneficios.

7. Coopera

Este esfuerzo no tiene por qué ser individual. Por el contrario, es mucho mejor cuando más personas

contribuyen. Busca la ayuda de tus amigos y vecinos, tal vez algunos de ellos compartan tu

preocupación por el problema de la basura, además de que puede ser el inicio de otros proyectos

comunitarios.

8. Repara

Si algo se descompone, es posible que tenga reparación. Aunque en nuestra época se ha asentado,

lamentablemente, una dinámica social y económica basada en el desecho, el hábito de la reparación

permite romper con este ciclo. Además, en muchos casos reparar extiende la vida útil de los objetos.

9. Compra usado, vende usado, dona lo usado

En algunas situaciones conviene más comprar algo usado en vez de algo nuevo. También hay cosas

que aun sirven y que si bien puedes pensar en arrojarlas al bote de la basura, también podrías

venderlas en una tienda de segunda mano o, mejor aún, donarlas a quien todavía puede servirse de

ellas

Yoghurt PROBIOTICO LA PAZ

Cuáles son los beneficios de los alimentos probióticos

Seguro que has escuchado varias veces hablar de los probióticos pero ¿qué son exactamente?, ¿dónde podemos encontrarlos? y más importante aún ¿por qué debemos consumirlos en nuestra dieta diaria? Nosotros respondemos a tus dudas y te explicamos cuáles son los beneficios de los alimentos probióticos y cómo mejoran nuestra salud.

 

¿Qué son los probióticos?

Los alimentos probióticos son aquellos que contienen organismos vivos que, tras su ingesta, benefician de forma notable al organismo, en especial a nuestro estómago y su salud. Lo que hace que se destaquen tanto es que son una opción natural para mantener nuestra flora intestinal en buen estado

86515250

¿Cuáles son los alimentos probióticos?

El más destacado de todos los alimentos probióticos es el yoghurt, que además es uno de los más fáciles de consumir. Podemos tomarlo al desayuno, en la merienda o después de cualquier comida. Pero además lo podrás encontrar en la leche, el queso, los encurtidos como los pepinillos, las aceitunas y todos aquellos vegetales en vinagre, el chucrut (una especie de col fermentada), el chocolate negro y todos aquellos platillos que para su elaboración requieran de la fermentación

 

 

¿Cuáles son sus beneficios?

Los alimentos probióticos ofrecen grandes aportes a nuestra salud:

  • Mejoran el estado de nuestra flora intestinal y son muy útiles cuando estamos tomando antibióticos o cuando hemos sufrido de diarreas y problemas estomacales
  • Mejoran nuestras defensas contra la invasión de bacterias que nos pueden causar enfermedades
  • Favorecen a las personas que sufren de alergias disminuyendo sus síntomas
  • Favorece la producción de jugos gástricos que nos ayudan a mejorar la digestión y evitar la pesadez de estómago
  • Ayudan a fortalecer el sistema inmunológico

 

Consejo:

-Un yoghurt después de la comida te ayudará a mejorar la digestión y mantener la salud de tu   estómago

Ahora que conoces todos sus beneficios no dudes en incluir los alimentos probióticos en tu dieta diaria y mejorar así tu salud

 

160408- Yogurt probiotico 02

Te interesa vender nuestros productos de click aquí

 

 

10 pequeños cambios para mejorar tu salud

 

Basta con modificar algunos hábitos para disfrutar de una vida plena y sana. Algunos sencillos cambios como corregir la postura, variar la dieta, cultivar el intelecto o cuidar las emociones provocarán una mejora de tu salud en cadena.

Porque la salud es la inversión que conlleva mayor beneficio, te ofrecemos las claves para tratar de disfrutar de una vida plena.

 

  1. Cuida tu cuerpo

Salud

La prevención y la detección precoz de la enfermedad son los dos pilares básicos para mantener el estado de salud. Además de tener unos hábitos de vida saludable, la vacunación es fundamental para la prevención. Respecto a la detección precoz, la realización de chequeos periódicos es clave: estudios urológicos para el cáncer de próstata y ginecológicos para cánceres de mama y cérvix, colonoscopias para el de colon, espirómetro para EPOC, etc.

 

Recuerda. Hacerte un chequeo es la inversión que conlleva el mayor beneficio, el de tu salud.

 

  1. ¡Esa postura!

 

El dolor de espalda de uno de los malestares más extendidos y más sencillos de prevenir. Hacer ejercicios de flexibilización con pilates o yoga y potenciar la musculatura abdominal y dorsolumbar con natación o en el gimnasio son unos pequeños cambios con los que prevenir enfermedades de la columna.

 

Recuerda. Cuida la higiene postural en el trabajo y realiza un mínimo de 10 minutos diarios de ejercicio: prevendrás el dolor de espalda y ganarás en bienestar.

 

  1. Menos plato y más zapato

 

Cualquier persona que desee ganar en salud, además de mejorar la dieta, debe aumentar la cantidad de ejercicio físico. Realizar 5 comidas al día, entre las que no deben faltar un desayuno completo formado por lácteos, frutas y cereales integrales y una cena ligera, no bastan para estar sanos: ponerse en forma nos ayuda a reducir los factores de riesgo cardiovascular, además de actuar como relajante emocional.

 

Recuerda. Practica deporte de forma habitual y ponte unos objetivos reales: te sentirás mejor.

 

  1. Duerme lo suficiente (y un poquito más)

Dormido

No podemos vivir sin dormir. De hecho, dormir lo suficiente (7-8 horas) y con un sueño de buena calidad es fundamental para mantener una vida saludable.

 

Recuerda. Si duermes poco o mal, aumenta el riesgo de padecer algunas enfermedades y disminuye tu calidad de vida. ¡Dormir bien es salud!

 

  1. Dale al play

 

Está confirmado: las personas más activas cerebralmente están más protegidas contra el deterioro cognitivo, lo que se traduce en bienestar y prevención de enfermedades como el alzhéimer o la demencia.

 

Recuerda. Mantente activo socialmente, lee libros y periódicos, disfruta de la música y la pintura, aprende a tocar un instrumento o un nuevo idioma, haz pasatiempos… ¡Dale trabajo a tu cerebro y detén el deterioro cognitivo!

 

  1. ¡Mójate!

 

El agua es fundamental para el cuerpo humano, tanto para ayudar a nuestro organismo a recuperar la que se pierde a través de la orina, el sudor o el aliento como para realizar uno de los deportes más completos y recomendables, en el que se trabajan todos los músculos, ligamentos y tendones: la natación.

 

Recuerda. Nunca esperes a tener sed para beber agua (una media de 2 litros diarios) e intenta nadar al menos una vez por semana: tu cuerpo te lo agradecerá.

 

  1. Reserva 5 minutos al día para relajarte

 

Aunque los factores de riesgo más conocidos (tabaco, colesterol, hipertensión) son una parte importante, está comprobado que los factores psicológicos también son un gatillo de numerosas enfermedades cardiovasculares como el ictus, la angina de pecho o el infarto de miocardio.

 

Recuerda. Reduce las sustancias estimulantes y disfruta de actividades relajantes (música, respiración, ejercicios suaves como tai chi): vivir sin estrés es el secreto de una vida longeva y de calidad.

 

  1. Mira el cielo a diario

 

Habrás notado que tus ojos se resecan mucho los días que haces un uso continuado de tu ordenador o tu smartphone. Esto puede dañarlos porque genera estrés visual e incluso vista cansada y miopía. El mejor consejo para evitarlo es intentar mantener la pantalla al menos a 50 cm de distancia y aplicarte colirio cuando notes tus ojos secos.

 

Recuerda. Tómate un breve descanso de tus pantallas cada 2-3 horas, mira al cielo o al horizonte y parpadea con frecuencia: ganarás en salud ocular.

 

  1. ¡Sonríe!

 

Las emociones positivas, como la alegría, el entusiasmo, la satisfacción o el orgullo, son una fuente necesaria de bienestar y calidad de vida y proyectan una imagen nuestra más atractiva, lo que favorece que otras personas positivas deseen aproximarse a nosotros.

 

Recuerda. Si evitas sonreír porque no te gusta el aspecto de tu boca, ponle remedio de inmediato con una ortodoncia, unas carillas de porcelana o un blanqueamiento dental. Porque si te ríes, liberas el estrés y la ansiedad y ganas en salud física y mental de manera inmediata.

 

  1. Quiérete mucho

 

Verse bien es sentirse bien. Si alguna parte de tu anatomía no te gusta, sigue los nueve consejos anteriores: deporte, dieta equilibrada, manejo del estrés y abandono de los malos hábitos. Además, la dermatología y la cirugía estética te ofrecen variadas soluciones, tanto para corregir, como para mejorar (cirugía láser ocular, blefaroplastia, aumento de pecho, etc.).

 

Recuerda. El elixir de la eterna juventud no existe, pero está en tu mano retrasar el envejecimiento y modificar tu imagen.

Ocho hábitos saludables que le llevarán menos de cinco minutos

 

Lo cierto es que en una vida sin tiempo para nada, demasiado sedentaria e hiperconectada, no existe la receta mágica para mejorar nuestra salud de la noche a la mañana, pero sí se pueden integrar en el día a día pequeños hábitos adaptados a este ritmo frenético que nos ayuden a vivir mejor y más sano. Por eso, recopilamos ocho pequeñas y sencillas acciones que podemos convertir en patrones cotidianos. Y aquí viene lo mejor: ninguna le llevará más de 5 minutos.

Celular noche

  1. Tome, al menos, una pieza de fruta para desayunar. Además del sabor y las vitaminas, habrá consumido una de las cinco raciones de verdura y fruta recomendadas cada día. Un zumo y dos piezas de fruta es una ración perfecta para el desayuno. Las frutas aportan citoquímicos vegetales, también llamados compuestos bioactivos, que previenen numerosas enfermedades como la diabetes, la hipertensión arterial, la obesidad o el cáncer, explica Russolillo.

 

Y nos da un consejo más. Para solucionar los problemas de falta de tiempo (puede que alguna tarde no tenga tiempo de ir al mercado), lo mejor es tirar de frutas y verduras congeladas o conservadas en tarro de cristal (las encontrará en supermercados y tiendas ecológicas), en almíbar o caseras. Si, por el contrario, optamos por su variedad fresca, lo mejor, según el especialista, es mantenerlas a temperatura ambiente en algún lugar fresco de la casa.

0417-desayuno-con-avena-y-frutas-xl-668x400x80xX

  1. Planifique para comer sano. “Es muy conveniente dedicar cinco minutos a planificar los menús de la semana”, aconseja Mercedes Sanchis, investigadora del Instituto de Biomecánica de Valencia y coordinadora del área de aplicación de conocimiento de la promoción de la salud. «Así podremos organizar la alimentación en función de la semana que vayamos a tener. Si es más estresante, por ejemplo, introduciremos más hidratos de carbono”, añade. A mayor gasto energético (ya sea físico o mental), más hidratos requerirá el cuerpo. Por contra, las personas con trabajos sedentarios o poco estresantes, al quemar menos calorías, deberían desechar los hidratos. La carne roja también es un gran aliado para los días especialmente duros.

 

  1. Sepa qué comprar en el supermercado. Russolillo nos da algunas ideas saludables que podemos convertir en básicos en nuestra mesa. La primera pasa por comprar pan integral en lugar de blanco. «Porque es más rico en fibra, vitaminas y minerales. La fibra se digiere más lentamente y esto hace que la glucosa llegue más despacio a la sangre y el aporte enérgico sea constante. Y, además, es buena para el tránsito intestinal, ayuda a disminuir el colesterol y sacia mucho más».

 

«Una o dos copas de vino tinto al día también son saludables”, añade Sanchis. Sobre los beneficios del vino tinto para salud se han publicado cantidades ingentes de estudios. Entre las investigaciones recientes que recomiendan una copita de vino tinto diaria, además de las conocidas que se refieren a sus beneficios cardiovasculares, destacamos una publicada en la revista Cancer Science, que garantiza que el resveratrol (el compuesto antimicrobiano de la uva) mejora la efectividad de los tratamientos contra el cáncer de próstata; y otra del Instituto de Investigación en Ciencias de la Alimentación de la Universidad Autónoma de Madrid, publicada por la revista Journal of Agricultural and Food Chemistry, que revela que el vino tinto es bueno para prevenir caries y mejorar la salud dental gracias a los polifenoles, que sirven para desacelerar el crecimiento de la flora bacteriana de dientes y encías.

 

  1. Muévase. Pero, ¿y qué podemos hacer en cinco minutos? Sanchis y Russolillo nos dan varias ideas. Desde una serie de abdominales diaria en casa a subir siempre por las escaleras, bajar una parada antes del metro o el autobús y terminar el trayecto andando. También podemos invertir más tiempo en salud, desplazándonos en bicicleta o a pie. “Los niveles de sedentarismo son tan elevados que con esto ya sería suficiente”, apunta Russolillo. Aunque en este caso, quizás, lo ideal sería rascar algo más de tiempo. “Lo recomendable es hacer entre 30 y 35 minutos de ejercicio, tres o cuatro veces a la semana”, coinciden los expertos.

 

  1. Haga estiramientos. La mayoría de nosotros pasamos el día sentados delante del ordenador por obligación. Un buen truco consiste en parar cinco minutos cada hora para hacer estiramientos. Rotación de cuello sin levantarnos de la silla, estirar toda la espalda hacia el suelo para notar cómo se destensa. Estos gestos también sirven para liberar la mente y volver con más concentración a la actividad.

Ejercicios-de-estiramiento-en-la-oficina-1

  1. Medite. “Hay que fomentar los patrones de enriquecimiento personal porque está demostrado que son muy saludables mentalmente. Una buena idea sería dedicar cinco minutos a relajarnos y respirar con una música tranquila y luz tenue”, explica la investigadora Mercedes Sanchis.

 

  1. Quiérase y le querrán. La investigadora agrega una pauta más en este sentido: Utilizar esos cinco minutos para cuidar nuestro aspecto e imagen. No hablamos de moda, estilo o combinación de colores. Nos referimos a mirarnos en el espejo, sentirnos bien con nosotros mismos y querernos un poquito. Así, añade Sanchis, «no solo proyectaremos una imagen más segura de nosotros mismos sino que los demás también nos mirarán mejor. O, quizás, no nos importará tanto».

 

  1. Desconecte. Apague el ordenador, el Smartphone, la tableta y todos los dispositivos electrónicos una hora antes de irse a la cama. La única máxima durante este rato es la relajación.

 5 usos del yoghurt en remedios naturales

 

Sin lugar a dudas, el yoghurt es un favorito entre todos los alimentos a la hora de preparar desayunos, cremas suaves y salsas sabrosas. Sin embargo, no todos saben que también posee propiedades que lo convierten en un excelente remedio natural para combatir varios trastornos corporales. Veamos los 5 usos medicinales del yoghurt más frecuentes.

95222346_0Colesterol

Ingerir diariamente una taza de yoghurt ayuda a reducir el colesterol en el organismo. Los estudios han probado que el cultivo vivo de este producto inhibe la absorción de colesterol en la sangre.

 

Infecciones fúngicas

El yoghurt puede utilizarse como un remedio natural contra los hongos. Para tratar la candidiasis o cualquier infección interna es muy beneficioso beber yoghurt cada día. Si se coloca una gasa empapada en yoghurt sobre una lesión infectada, se destruyen los hongos, se alivia el escozor y el malestar, y se calma la irritación cutánea.86515250

 

 

Máscaras faciales

Cualquier fruta puede convertirse en una máscara facial si le añadimos yoghurt. Este derivado de la leche es un hidratante suave y contiene ácidos lácteos que ayudan exfoliar las células de la piel muertas y reduce las arrugas. Los cultivos activos del yoghurt también favorecen la limpieza de la piel y eliminan la bacteria causante del acné.

 

Úlceras bucales

Frota tus labios con yoghurt y bebe una taza del mismo 4 veces al día para recibir su efecto antibacteriano, el cual previene y cura las aftas o úlceras bucales.

 

Antibióticos

Es natural que cuando estemos tomando antibióticos las bacterias buenas del cuerpo se vean destruidas por los medicamentos. Toma yoghurt durante y después de una ronda de antibióticos para reponer el cuerpo con bacterias saludables. Lo ideal es beberlo 2 horas antes o después de tomar la medicina diariamente y durante 2 o 4 semanas después de finalizar el tratamiento. Esto también ayuda a evitar las diarreas, un efecto secundario de muchos tipos de antibióticos.

En general en todos estos remedios se aconseja utilizar el yoghurt natural que contiene cultivos activos en su composición. Los usos señalados son los más comunes y no tienen contraindicaciones. Por otra parte, al llevarlos a cabo disfrutamos consumiendo uno de los derivados de la leche más sabrosos que existen y fortalecemos nuestro cuerpo con los nutrientes que el yoghurt posee.

Beneficios del Yoghurt Griego

 

stant griego ok-01

Diferencias entre el yoghurt griego y el yoghurt tradicional

Lo que diferencia yoghurt griego del yoghurt tradicional es que el yoghurt griego ha sido filtrado para eliminar el suero. Como resultado, el yoghurt griego tiene una textura más gruesa, más cremosa y un rico sabor.

 

Los beneficios del yoghurt griego

La eliminación del suero de leche, lo convierte en un yoghurt saludable con 40 por ciento menos de azúcar, 38 por ciento menos de sodio y más de dos veces la cantidad de proteína que el yoghurt tradicional. Cada cucharada de yoghurt griego también está llena de nutrientes y proporciona numerosos beneficios para la salud.

 

Salud Digestiva

Uno de los beneficios de salud más importantes del yoghurt griego son los probióticos que contiene. Estas bacterias saludables ayudan a promover la salud intestinal. El tracto digestivo contiene una gran cantidad de diferentes tipos de bacterias, algunas buenas, que sirven para ayudar a digerir los alimentos, y algunas son potencialmente dañinas. Comer yoghurt griego con probióticos ayuda a aumentar las buenas bacterias en el intestino. Y mientras más bacterias buenas consumas, menos espacio hay para que se desarrollen las malas bacterias.

 

Mantener este equilibrio saludable de bacterias amistosas puede ayudar con varios problemas digestivos. Por ejemplo, puede ayudar a mantenerte regular y luchar contra las malas bacterias que pueden causar diarrea. Los probióticos también pueden ser útiles para aquellos que sufren de síndrome de intestino irritable y enfermedades intestinales como la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa.

 

Ayuda a controlar la presión arterial

Una de las mejores maneras de ayudar a controlar la presión arterial alta es a través de la dieta. La dieta DASH es baja en grasas, e incluye ocho a 10 porciones de frutas y verduras y de dos a tres porciones de bajo contenido de grasa o productos diarios sin grasa. Los productos lácteos como el yoghurt griego, son una fuente importante de calcio, magnesio y potasio, que se considera beneficiosa para ayudar a reducir la presión arterial alta.

 

Controlar de Peso

El yoghurt griego se destaca, entre otras cosas, para contener el doble de la cantidad de proteína en comparación con el yoghurt tradicional. Dado que la proteína tiene el cuerpo más tiempo para digerir, puede ayudarle a sentirse y mantenerse lleno durante más tiempo. Esto es especialmente importante para ayudar a frenar el apetito entre las comidas regulares cuando se trata de perder peso. Y cuando no tienes hambre, es una manera saludable para ayudar a minimizar los antojos de más.

 

Huesos fuertes y sanos

El yoghurt griego aporta nutrientes importantes, como el calcio, magnesio, fósforo, potasio y proteínas, que trabajan juntos para promover huesos fuertes y sanos. Desafortunadamente, muchas personas se concentran en apenas calcio y recurren a los suplementos con el fin de satisfacer sus necesidades de calcio.

 

Sin embargo, el yoghurt griego ofrece una suite completa de nutrientes que no se encuentran en las tabletas de calcio por sí solas. Un estudio de mujeres posmenopáusicas realizadas en la Escuela de Medicina de la Universidad de Washington, concluyó que obtener el calcio directamente de los productos, a diferencia de los suplementos, tiene un impacto más positivo en la salud de los huesos. Puedes aprender cómo adquirir calcio sin usar leche.

 

Para personas con intolerancia a la lactosa

La intolerancia a la lactosa es una sensibilidad al azúcar de la leche llamado “lactosa”. Los síntomas de la intolerancia a la lactosa son provocados por el tracto digestivo y pueden incluir hinchazón, flatulencia y diarrea.

 

Los estudios han encontrado que las personas con intolerancia a la lactosa pueden tolerar hasta 1 taza de leche en una comida, que es igual a 12 gramos de lactosa. Se recomienda que las personas con intolerancia a la lactosa puedan empezar a introducir la lactosa lentamente en la dieta y comenzar con los alimentos más bajos que contienen lactosa.

 

El yoghurt griego es un alimento inferior a la lactosa, una taza de 6 onzas de yoghurt griego natural proporciona sólo 4 gramos de lactosa. La menor cantidad de lactosa que se encuentra en el yoghurt griego es debido al proceso de filtrado, por lo que el yoghurt griego puede ser apto para las personas con intolerancia a la lactosa.

 

Nuevo Producto: Yoghurt Griego

griego web-01

grandes-dosis

  • El yoghurt griego tiene el doble de proteína que el yoghurt regular.

  • Es un desayuno ideal y práctico

  • Encuéntralo en los sabores: fresa, zarzamora, manzana, ciruela pasa y natural

 

Contactáctanos y vende nuestros productos!


stant griego ok-01

4 Alimentos que Debes Comer por las noches para tener una Piel Perfecta

Esto puede afectarte de manera impresionante si no te cuidas, la falta de sueño, el estrés, el cansancio son unos de tus peores enemigos para poder tener esa piel que siempre has querido lucir, no es nada nuevo y cada vez más personas están padeciendo esto por el ritmo de vida que todos estamos llevando, si no nos cuidamos podemos tener severas consecuencias respecto a esto.

piel-perfecta logo

Es por eso que te traemos aquí los cuatro alimentos para poder salvar o tener una piel saludable, de hecho puedes consumirlos a cualquier hora del día, pero en la noche también se recomienda.

 

1 Yoghurt

Tiene muchas propiedades benéficas para nuestro organismo, esos probióticos pueden ayudarte respecto al tema de la piel, con el yogurt podrás eliminar todas esas toxinas que no queremos en nuestro cuerpo.

29082015-DSC_0868

2 Frutos Secos

Los frutos secos son maravillosos, las almendras y las nueves pueden ayudarte a suavizar la piel, incluyendo la de tu rostro, los frutos secos son ricos en vitamina E, el cual te ayudará a regenerar el daño de tu piel.

3 Té

Sin duda es de lo mejor que puedes consumir antes de irte a dormir, cuando consumimos té nos beneficia demasiado para la piel porque nos protege de muchas cosas, si lo consumes por la mañana te pude proteger de los rayos UV, solo recuerda no consumir demasiado para que no tengas que levantarte en la madrugada al baño.

4 Tomate

Muchas personas no les gusta el tomate, es algo lamentable ya que esta es muy beneficiosa, con ella puedes producir más sangre en el organismo y mucho colágeno, este ayuda de manera increíble para poder lucir esa piel que siempre has querido.

 

Los 14 alimentos que debes comer si quieres perder peso

Si queremos adelgazar tendremos que priorizar la ingesta de alimentos que nos ayuden en nuestro objetivo, y hay algunos que nunca deben faltar

¿Son todas las calorías iguales? Parece una pregunta sencilla, pero la respuesta cambia enormemente entre científicos. Hasta hace poco, la mayor parte de los nutricionistas pensaban que sí, que todas las calorías eran iguales y, dado que las grasas son el tipo de nutriente que más energía aporta, es el que primero debíamos reducir si queremos adelgazar.

A grandes rasgos, esta es la hipótesis del equilibrio energético –en resumidas cuentas, aumentamos de peso porque comemos más de los que quemamos–, que durante décadas ha sido la única forma de explicar la obesidad. Pero, según nutricionistas como José María Ordovás y otros científicos, como el divulgador Gary Taubes, es una concepción limitada y errónea.

De la misma opinión es Kris Gunnars, responsable del sitio web Authority Nutrition, que trata de recopilar consejos nutricionales basados únicamente en la evidencia científica. En su opinión, “los diferentes alimentos pasan por diferentes procesos metabólicos en el cuerpo, y tienen efectos muy diferentes en el hambre, las hormonas y cuántas calorías quemamos”.

El experto es contrario al mantra de algunos nutricionistas que aseguran que no hay alimentos buenos o malos. En su opinión si los hay, y si queremos adelgazar tendremos que priorizar la ingesta de alimentos que nos ayuden en nuestro objetivo. Son estos.

  1. Huevos

Los huevos, al igual que las grasas, están viviendo una segunda juventud, gracias a los nuevos estudios que certifican que ni contribuyen a elevar los niveles de colesterol (como algunas personas siguen creyendo) ni aumentan el riesgo de sufrir problemas cardiovasculares.

Pero además, como asegura Gunnars, los huevos son un alimento perfecto si queremos perder peso, pues son ricos en proteínas y grasas saludables, lo que nos permite quedar saciados con un aporte relativamente bajo de calorías.

huevo

  1. Verduras de hoja verde

Las verduras de hoja verde, como la lechuga, la col, las espinacas o las acelgas, tienen varias propiedades que las convierten en un alimento imprescindible en cualquier dieta. Son bajas en calorías y carbohidratos, pero ricas en fibra, y son perfectas como guarnición, para aumentar el volumen de nuestras comidas sin que aumente su aporte calórico.

crucíferas

  1. Salmón

El salmón es uno de esos alimentos que aparece siempre en este tipo de listas sobre alimentos saludables. Y no es para menos. Este tipo de pescados grasos (hay que nombrar también a la trucha, la caballa, las sardinas y los arenques) son muy ricos en grasas saludables y proteínas, además de otros nutrientes necesarios como el yodo. Al igual que los huevos cumplen con la combinación mágica ideal para adelgazar: llenan mucho, pero engordan poco.

  1. Verduras crucíferas

Las verduras de la familia de las crucíferas, como el brócoli o la coliflor, tienen un alto contenido en fibra pero, a diferencia de la lechuga, son muy saciantes debido a que también tienen bastante proteína. Si nos molestamos un poco, aprenderemos a cocinarlas de distinta forma para tomarlas como plato principal y no sólo de acompañamiento.

  1. Pollo y ternera magra

En opinión de Gunnars la carne ha sido injustamente demonizada cuando, en realidad, los cortes con menos grasa son ideales para adelgazar. Dejando aparte las carnes procesadas (como embutidos o salchichas), el pollo y la ternera son necesarios en toda dieta, pues son los que realmente van a hacer que no pasemos hambre.

Diversos estudios muestran que un aumento de la ingesta de proteína de en torno a un 25% puede reducir nuestros antojos en un 60%, evitando así que piquemos entre horas.

  1. Patata hervida

Aunque la patata no es habitual en las dietas de adelgazamiento, en opinión de Gunnars tiene diversas propiedades que deberíamos tener en cuenta. Para empezar, se trata de un alimento muy completo, con una gran variedad de nutrientes, prácticamente todos los que necesitamos para vivir. Pero, además, llenan muchísimo. En los ranking de alimentos saciantes, las patatas ocupan la primera posición, con bastante diferencia. Eso sí, debemos tomarlas hervidas, nunca fritas, pues en este caso su contenido calórico aumenta notablemente.

patata hervida

  1. Atún

Bajo en calorías, alto en proteínas y con poca grasa. En atún es perfecto para una dieta de adelgazamiento. También el de lata, pero en este caso es preferible optar por la variedad “natural”, no “en aceite”.

  1. Legumbres

Las legumbres son vegetales ricos en proteína y fibra, que llenan mucho y engordan poco. Las más saludables son las lentejas y las judías pintas (más ricos en fibra), aunque tampoco hay por qué evitar los garbanzos. El problema de las legumbres es que en España tendemos a cocinarlas con mucha grasa. Sí, se puede adelgazar tomando lentejas con chorizo, pero no tanto con una fabada y, en cualquier caso, si aprendemos a cocinarlas solo con verduras (y están riquísimas) lograremos la cuadratura del círculo.

  1. Sopas

Cuanto más nos llene un alimento en proporción a su aporte calórico mejor es para adelgazar. Y lo único que no engorda es el agua. Por eso, si añadimos agua a nuestra comida, nos llenaremos más consumiendo las mismas calorías, y comeremos menos en lo que queda de jornada. Al menos eso es lo que han demostrado algunos estudios.

  1. Requesón y yoghurt

Durante mucho tiempo, a las personas que querían adelgazar se les recomendaba disminuir la ingesta de lácteos, dado su alto contenido en grasa. Pero, al margen de que la grasa no sea tan mala, no todos los lácteos son iguales. Uno de los mejores es el requesón, que tiene muchas proteínas y pocos carbohidratos y grasas. De nuevo, se trata de una comida muy saciante y poco engordante.

Pero tampoco podemos dejar de lado al yoghurt convencional que, si bien es rico en grasas, llena tanto que puede sustituir a cualquier plato que, al final, iba a aportarnos muchas más calorías.

10999498_794384847308970_5033322631387272842_n

  1. Aguacate

No cabe duda de que el aguacate es la fruta de moda, y no es para menos, pues es muy especial. Mientras que la mayoría de frutas son ricas en hidratos de carbono, los aguacates destacan por su alto contenido en grasas saludables, del mismo tipo que las del aceite de oliva. Sí, también son una de las frutas con más calorías, pero dado su enorme poder saciante, se trata de uno de los alimentos más recomendables para adelgazar.

  1. Frutos secos

Aunque tienen muchas calorías, los frutos secos son el snack perfecto, pues contienen proteína, fibra y grasas saludables. Diversos estudios epidemiológicos han mostrado que las personas que consumen estos son más sanos y delgados que los que no lo hacen. Ahora bien, se trata de un alimento que debe consumirse con gran moderación. Un puñado, perfecto; una bolsa de medio kilo, mal. Si no puedes parar de comerlos, mejor elimínalos de la lista.

frutos secos

  1. Algunos cereales

Gunnars cree que aunque “los cereales han ganado mala fama en los últimos años, hay algunos tipos que son saludables”. Estos son algunos cereales sin gluten y de grano entero que además de ser ricos en fibra, tienen bastante proteína. Los mejores son la avena, el arroz integral y la quinoa. En cualquier caso, el experto recomienda  que tengamos cuidado: “Ten en mente que los cereales refinados son lo peor y algunos alimentos que se promocionan como de grano entero son basura altamente procesada y dañina”.

  1. Fruta

Aunque contiene azúcar, la fruta es esencial en una dieta, pues cumple el papel perfecto de postre (para la gente que es incapaz de no acabar la comida con algo dulce en la boca) y su relación calorías/saciedad es perfecta. Numerosos estudios epidemiológicos constatan, además, que la gente que come muchas frutas y verduras es más sana que la que come pocas. Algo que, a estas alturas, no debería ser ninguna sorpresa.

6 Hábitos para fortalecer tu familia

 

Los buenos hábitos familiares que se han establecido en una base diaria hacen que

las familias puedan disfrutar de agradables momentos juntos. Hay algunas

actividades que de por sí incluyen a cada miembro de la familia, y como individuos

deberíamos hacer que las mismas se conviertan en costumbres diarias para

desarrollar buenos hábitos familiares. Las siguientes seis ideas presentan maneras

de establecer buenos hábitos familiares que son duraderos y disfrutables:

1. Comidas familiares

Es recomendable hacer tiempo para tener comidas familiares juntos tales como a la

hora del almuerzo o la cena, donde los padres pueden ayudar a los hijos a

desarrollar buenos hábitos y modales al comer. El hacer tiempo para comer juntos

sin la distracción que brinda la televisión o la radio puede traer significativas ventajas

para la familia que lo practica dado que los miembros de la familia pueden hablar

juntos, charlar o comentar sobre las acciones del día.comida

 2. Películas tradicionales

Existen películas o filmes que son tradicionales, tales como obras musicales,

películas clásicas, etc. Sería una linda actividad el mirar una película juntos y hacer

algo divertido, como disfrutar una pizza o hacer comentarios sobre la misma mientras

la ven o después.

 3. Participar en actividades comunitarias juntos

Una buena idea para hacer algo productivo juntos en familia incluye tomar parte de

un proyecto comunitario, tal como limpieza del vecindario, recoger hojas que se han

caído, recolectar papeles y reciclarlos, o confeccionar algún juguete para donarlo a

alguna institución en particular. Esto hace que la familia se sienta apreciada y que

puedan llegar a conocer mejor sus intereses y desarrollar mayor aprecio por lo que

tienen.Actividades-en-Familia-04

4. Establecer tradiciones familiares válidas

En ocasiones especiales, tales como la Navidad, cumpleaños, o un acto patriótico,

etc., sería recomendable que la familia establezca tradiciones sencillas pero con un

valor significativo, para que puedan acercar las generaciones que forman parte de la

misma.

5. Hacer un video familiar anual

Si bien una familia toma fotos a menudo, especialmente en esta era digital, es

importante recolectar todas las fotos que se han tomado cada año. Generalmente,

todo programa Windows ofrece una opción de crear un video familiar utilizando fotos

con música (que puede ser significativa de cada año). Esto puede iniciar una buena

tradición de ver juntos para el Año Nuevo el video con todas las fotos que

representan cada evento que la familia ha tenido en el año que se cierra. Al mismo

tiempo, esto ayuda a crear documentos digitales valederos para compartir con las

generaciones siguientes.

6. Hacer resoluciones cada año y tomar nota de las mismas

Cada año sería recomendable evaluar lo que ha pasado y para el Año Nuevo sería

apropiado que la familia tome nota de las resoluciones que tendrán como familia. Por

ejemplo, si la familia tiene resuelto llevar a cabo un viaje, ya pueden empezar a

anotar lo que necesitan para hacer ese viaje realidad y cómo se van a preparar. Al

final de cada año, es importante volver a revisar la lista de resoluciones juntos para

verificar lo que han logrado y lo que queda todavía para cumplir en el año entrante.

Las familias que toman como medida desarrollar buenos hábitos tienen más

posibilidades de ayudarse mutuamente a lograr metas, alcanzar el éxito y entenderse

mutuamente para poder disfrutar el tiempo que tienen con parientes y amigos.

10 cosas que debes hacer para empezar una vida sana

Llevar una vida sana se fundamenta en tres pilares básicos: alimentación, ejercicio y descanso. Hoy les vamos a proponer 10 hábitos o cosas a hacer para empezar una vida sana. Muchas veces existe la intención de llevar una vida sana, pero no sabemos por dónde empezar. Cambiando o adquiriendo los hábitos que les proponemos, se consigue encauzar una vida bastante saludable. Solo hay que proponérselo:

  1. Modifica tu lista de la compra: fundamental para comenzar a mejorar tu alimentación. Una buena dieta se comienza haciendo una compra saludable. Céntrate en productos frescos y evita los alimentos procesados. La mayor parte de alimentos deben ser furtas, verduras y hortalizas, sin olvidarnos de la carne y pescado.
  2. Aprende a cocinar: el segundo paso para comenzar a comer bien. Si no sabemos cocinar, seguramente acabemos comiendo alimentos precocinados o “cualquier cosa” que nos encontremos en el refrigerador. Dominar técnicas culinarias como el cocinado al vapor, la plancha, el papillote o el horno, va a ser fundamental para hacer más sana nuestra dieta. Saber cocinar ahorra calorías y mejora el sabor de nuestra lista de la compra.
  3. Toma agua y limita el consumo de refrescos y alcohol: lo hemos comentado muchas veces. Uno de los grandes lastres de la dieta es la cantidad de calorías que bebemos. El agua debe ser la bebida principal y refrescos o alcohol bebidas esporádicas, a tomar de forma puntual durante la semana. Si somos capaces de asimilar este hábito, tenemos mucho ganado.
  4. Frutas, verduras y hortalizas no deben faltar: no podemos pasar ni un solo día sin tomar alimentos de estos grupos. Son los que nos van a proporcionar gran parte de las vitaminas, minerales y fibra, nutrientes fundamentales para el normal desarrollo del organismo. Intenta que en cualquier comida principal haya al menos un alimento de cada grupo.

vida sana 1

  1. Haz ejercicio a diario: otro de los pilares fundamentales para llevar una vida sana. Aquí lo principal es escoger un deporte que te motive y te guste, para poder realizarlo a diario. Unos 30 minutos diarios de actividad física suponen un empujón enorme a tu salud. Y si un día no tienes tiempo, haz aunque sea 15 minutos de trote o ejercicios en casa: todo vale.
  2. Olvídate del sedentarismo: subir escaleras, ir al trabajo caminando o en bici, no pasarnos más de 30 minutos en el sofá…son pequeños gestos de la vida diaria que nos hacen menos sedentarios y más saludables. Evita todo lo que sea estar sentado sin hacer nada y sal a la calle a moverte.
  3. Reduce el estrés en tu vida: este es uno de los aspectos más descuidados y que no se suelen tomar en cuenta. Intenta reducir al mínimo tu nivel de estrés, que sobre todo suele darse en el trabajo. Un exceso de estrés nos lleva al cansancio crónico y a no ser felices, algo muy importante si queremos tener una vida saldable.

vida sana 2 (1)

  1. Mejora tus hábitos de descanso: un horario de descanso regular puede ayudarnos mucho a recuperarnos del cansancio del día anterior. Un buen colchón, un ambiente óptimo de descanso y dormir de 7 a 8 horas, encontrando nuestro horario de sueño, te ayudará a dormir mejor. Evita acostarte viendo el móvil o la tele, son estímulos que entorpecen el sueño.
  2. Limita el consumo de sal y azúcares: ambos suelen estar muy presentes en la dieta. Hace poco la OMS disminuyó las recomendaciones de azúcar en la dieta. Para esto es muy importante conocer los alimentos, leer su etiquetado nutricional y saber qué cantidades de azúcar y sal comemos a diario. Un exceso de azúcar contribuye a la obesidad y un exceso de sal alimenta los procesos hipertensivos.
  3. Introduce fibra en tu dieta: la fibra es, sin duda, la gran olvidada de la dieta. Es muy importante para regular el tránsito intestinal y para producir la sensación de saciedad que hará que no nos pasemos con las calorías. Los beneficios de la fibra harán que el organismo funcione mejor. Alimentos como las frutas, verduras y hortalizas son ricas en fibra, de ahí, también, su importancia en la dieta.

Como vieron, unos hábitos son fáciles de adquirir, solo tenemos que prestar un poco de atención. Otros, en cambio, requieren de más esfuerzo y continuidad. En general, empezar una vida sana requiere de modificar hábitos alimenticios, comenzar a hacer ejercicio diario y prestar atención a un buen descanso. Si quieres, puedes, solo tienes que empezar por el punto número uno y seguir hasta el diez.